Entorno | Son Moragues

 

LA SERRA DE TRAMUNTANA

La Serra de Tramuntana de Mallorca ocupa la totalidad de la costa nordeste de la isla. Desde la isla de Dragonera y el puerto de Andratx en el sur, hasta cabo Formentor en el norte, cuenta con unos 90 km lineales y tiene su techo en el Puig Mayor de Escorca, que se levanta 1445 metros sobre el nivel del mar. Recientemente, en el año 2011, la Serra de Tramuntana ha sido declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural, y a pesar de la seria amenaza que representa el aumento de la afluencia de turistas, constituye a día de hoy uno de los entornos más ricos y mejor conservados de la isla. En palabras de la UNESCO, la Serra de Tramuntana “está situado en las abruptas laderas de una cadena montañosa paralela a la costa noroccidental de la isla de Mallorca. La agricultura milenaria en un ambiente con escasos recursos de agua ha transformado el terreno y muestra una red articulada de mecanismos de gestión del agua entre las distintas parcelas que es de origen feudal. El paisaje está formado por cultivos en terraza y mecanismos de distribución del agua interconectados que incluyen molinos hidráulicos, así como construcciones de piedra sin argamasa¨.

VALLDEMOSSA

Lugar de descanso e inspiración para personajes tan ilustres como Ramón Llull, Rubén Darío, Chopin, Borges o el Archiduque Luis Salvador de Áustria, Valldemossa está situada al Noroeste de la isla de Mallorca, a 419 metros sobre el nivel del mar, presidiendo un pequeño valle repleto de olivos centenarios, almendros y algarrobos, y coloreado por huertos de hortalizas, naranjos y limoneros. Este paisaje constituye una de las mejores vistas que se puedan contemplar a lo largo y ancho de la isla, y aunque diste apenas 20 km de la ciudad de Palma, quien visite el valle y las montañas de Valldemossa tendrá la sensación de hallarse en un espacio y tiempo lejano. Hablar de topónimos, en muchas ocasiones, significa hablar de conjeturas, pero en este caso los expertos convergen en que el nombre Valldemossa tiene su origen en el siglo X, cuando tropas del Califato de Córdoba conquistaron las islas y estructuraron el territorio en clanes familiares. La alquería que nos ocupa fue llamada Wadi Muza, o Valle de Mussuh; Muza o Mussuh siendo el nombre del dignatario a quien correspondieron estas tierras. En el siglo XIII, durante la conquista de Mallorca por las tropas del Rey Jaime I de Mallorca, El Llibre de Repartiment deja constancia de que el nombre de Valle de Mussuh se mantuvo y, con el transcurso de los años, éste ha derivado en el nombre actual de Valldemossa.

Hasta la llegada del turismo organizado, la actividad principal de sus habitantes se desarrolló en las tareas agrícolas que tenían lugar en las numerosas possessions que conforman su territorio. Al igual que ocurre en la actualidad, existe constancia de que los productos eran muy bien recibidos y valorados en los mercados de la isla si su procedencia era Valldemossina, especialmente el aceite de oliva, que durante siglos constituyó la principal fuente de riqueza del pueblo y del valle.